jueves, 3 de agosto de 2017

Toda esa maldad

La táctica habitual del PP con las familias que quieren exhumar los restos de sus muertos asesinados por el franquismo es acusarlas de fomentar el odio, el rencor, la venganza, la exaltación de las “dos Españas”, cuando lo que en realidad ocultan es un genocidio cometido por muchos de sus abuelos y padres biológicos y políticos que se llevó por delante, solo en la dictadura, más de 150.000 personas que defendían la libertad y la democracia.

Es de vergüenza que un partido inundado de corrupción hasta la médula salga en defensa de todo tipo de criminales de lesa humanidad, humillando a quienes exigen recuperar los huesos de sus seres queridos para darles sepultura digna, para que sean reconocidos en la historia y no sigan enterrados como basura en miles de fosas, pozos, simas y cunetas por todo el territorio del estado.

Mientras no se exhume hasta el último resto de cada lugar de exterminio no habrá democracia en España, seguirá gobernando el fascismo gobierne el partido que gobierne, digan lo que digan la sombra de los crímenes de lesa humanidad seguirá en cada ayuntamiento, diputación, cabildo, comunidad, juzgado, comisaría y toda instancia donde el hedor a sangre, tortura, desapariciones masivas y crímenes siga infectando lo que desde hace 40 años debería haberse erradicado para siempre, convirtiendo los espacios del horror en museos, monumentos y homenajes como en cualquier país civilizado que condena cada holocausto honrando a sus víctimas.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es

Exhumación en Velilla de Jiloca. Foto: ARICO

No hay comentarios:

Publicar un comentario