sábado, 28 de febrero de 2015

Blanca y Jacinto: La muerte por hambre de ancianos en la "democracia" española

Seis días solos, sin comida, viendo pasar juntos todos aquellos años donde también existió la felicidad, tristes de verse abandonados por un estado en manos de demonios, una lenta agonía, la que da el morir por inanición, cuando el cuerpo se va degradando, consumiendo lentamente hasta no poder más.

Esos fueron los seis últimos días de Jacinto y Blanca, los dos ancianos muertos por hambre en el barrio de Arenales, Las Palmas de Gran Canaria, un municipio que según su arrogante alcalde del PP, aspira a ser la capital económica del norte de África, sede de las sanguinarias multinacionales de los diamantes y el petróleo.

Jacinto de 75 años y Blancanieves de 68, sufrían el tremendo dolor de la miseria, mientras la ciudad celebraba su carnaval del despilfarro, cientos de miles de euros en pan y circo en una isla al borde de la hecatombe social, con más de doscientas mil personas que solo hacen una comida al día, con uno de cada tres niños sufriendo malnutrición y empobrecimiento extremo, cientos de miles de familias sin ingresos, haciendo cola cada día en los bancos de alimentos.

La vergonzosa hipocresía de los políticos del régimen español conduce a millones de personas al abismo de la barbarie, de sufrir el inmenso sufrimiento de Jacinto y Blanca, víctimas de un tipo de terrorismo que nadie persigue, que mata lentamente, que asesina entre robos y tramas corruptas, siguiendo los dictados de bandas mafiosas como el BCH, la Unión Europea o el FMI.

Morir de hambre ya es una causa más de muerte en el estado español, los medios de comunicación lo ocultan, como tapan los miles de suicidios por razones económicas cada mes, personas que desesperadas no aguantan más las presiones y el chantaje de la genocida banca usurera, respaldada por políticos corruptos sin escrúpulos para seguir asesinando.

Un recuerdo emocionado a estas personas, a las millones que sufrimos la aberración de un gobierno de psicópatas, capaces de todo para seguir enriqueciendo a sus putrefactos clanes familiares y empresariales.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

10 comentarios:

  1. Solo hay un nombre para esto: TERRORISMO DE ESTADO

    ResponderEliminar
  2. Son millones las personas que sufren en el estado español de hambre y de miseria. Que contemplan como se saquea todo mientras unos pocos se enriquecen. Cada desahucio destruye vidas, 3 millones de niños españoles en situación de hambre, 1 de cada 3 en Canarias según Unicef con malnutrición y todavía hay seres insensatos que tratan de ocultarlo.

    ResponderEliminar
  3. Esto está pasando. Hay millones de personas abandonadas y desamparadas por un estado en manos de hienas. De la mayoría de muertes no nos enteramos los esbirros mediáticos del régimen. Las políticas sociales son solo una tapadera para un verdadero genocidio social. No hay justificación para estas muertes ladren lo que ladren.

    ResponderEliminar
  4. Dos ancianos mueren de inanición en Las Palmas de Gran Canaria

    Indignación, asco, impotencia, vergüenza y otros sustantivos más en el mismo tono, no podrían ni acercarse a lo que verdaderamente he sentido al leer la noticia de que dos ancianos de 69 y 76 años han muerto en un hospital grancanario, tras encontrarlos los bomberos en estado grave tras pasar varios días sin comer ni beber en su domicilio.

    Según lo que conocemos sobre el hecho, no se presentaron a su cita semanal en el Centro de Salud, lo que hizo saltar las alarmas con el desenlace que ya conocemos.

    No sé dónde estará la clave sobre el abandono de estos dos ciudadanos, pero creía que vivíamos en un Estado que teóricamente debería proteger a las personas en estas circunstancias, el Estado del Bienestar que llaman, pero veo que sigo siendo demasiado crédulo y la realidad es mucho más sórdida que la que nos cuentan los tamborileros a sueldo del régimen.

    La Comunidad Autónoma de Canarias no creo que tenga ninguna culpa, porque con todos los parásitos, pesebreros y los empresarios corruptos de cabecera que mantienen con el presupuesto de todos, apenas les quedará dinero para lo necesario y unos cuantos ancianos no van a ser obstáculo para continuar con la vandalización del dinero de todos que se reparten en forma de subvenciones, prebendas y decretos, sólo unos pocos.

    El ayuntamiento de Las Palmas tampoco creo que sea culpable porque bastante tiene con todas las indemnizaciones que tiene que pagar a empresarios de su cuerda por decisiones administrativas dudosas y que los servicios sociales no están para esas minucias.

    ResponderEliminar
  5. El Gobierno Central tampoco creo que tenga la más mínima culpa porque estos dos ancianos no eran ni Cajas de Ahorros, ni bancos, ni autopistas, ni pertenecían al entramado empresarial de corrupción.

    La culpa con toda seguridad la tuvieron los dos ancianos que para fastidiar al régimen se obstinaron en no comer y beber durante una semana para acabar con sus vidas. Seguramente no tendrá nada que ver las exíguas pensiones con las que deben malvivir una gran mayoría de nuestros jubilados.

    Cada día entiendo menos lo que está ocurriendo y tengo curiosidad por conocer los programas electorales y las arengas para las próximas elecciones de Mayo. El cierre de centros de urgencias por los recortes, según dicen, ya se ha llevado por delante a algunos ciudadanos y el sistema de Salud, a pesar de los esfuerzos de los profesionales que ahí trabajan, se está convirtiendo en una verdadera ruleta rusa con citas a dos, tres y cuatro años vista. Conozco casos de afectados por dolencias cardiacas que tuvieron que acudir a la medicina privada porque su corazón no podía llegar a la cita que le habían asignado.

    Otro caso paradigmático es el del Centro de Salud de Costa Ayala que se encuentra junto al campo de fútbol de la localidad. Lo conozco bien porque mi hijo entrenaba ahí dos veces por semana y veía el edificio en construcción, cada vez que iba al campo. Presupuesto 1 millón de euros (hablo en números redondos), finalización 2010. Mi hijo cambia de equipo y ya entrena en otro lugar, pero el Costa Ayala está ahora en su grupo y hace unos meses jugaron allí como visitantes. Lo que vi es para llorar. En 2014, Junto al esqueleto del edificio donde todavía está el cartel con el presupuesto y la fecha de terminación había un contenedor tuneado donde podía leerse Centro de Salud de Costa Ayala. A no ser que el contenedor está forrado por dentro con láminas de oro, dudo mucho que haya costado 1 millón de euros. Entonces, ¿Dónde está el resto del dinero de un presupuesto ya aprobado?

    ResponderEliminar
  6. De la Ley de Dependencia mejor ni hablar. Alargan tanto tiempo los expedientes que los dependientes fallecidos van muriendo por el camino sin ninguna resolución, Supongo que será parte de la guerra que nos han declarado los administradores feudales que tenemos y el genocidio sanitario es una batalla más que van ganando por goleada.

    Podría seguir, pero no merece la pena. Aquí en Canarias la coalición PP/PSOE/CC que mantienen desde hace más de 30 años el régimen de corrupción, no creo que se despeinen por esas minucias presupuestarias o por la muerte de un par de ancianos más. Aunque la aparición de nuevos protagonistas en el escenario invita a pensar que quizás puedan cambiar algo las cosas.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Compartimos todas cuantas expresiones de indignación, vergüenza, impotencia o TERRORISMO DE ESTADO como así lo indica el primer comentario. Únicamente nos queda ese vacío desgarrador en el alma y la estrategia de la denuncia pública, de modo que compartimos este texto en nuestro blog para darle más fuerza a ver si haciéndose viral el tema le podemos restar votos a este gobierno desalmado y corrupto.

    ResponderEliminar
  9. Me parece una noticia terrible la de la muerte de ancianos por inianición. Me pregunto ¿No podrían haber actuado los ervicios sociales? Hay residencias geriátricas en las Palmas de Gran Canaria, existen servicios de atención primaria, centros de día, ayuda a domicilio. ¿Cómo es que nadie detectó la situación? Verdaderamente lamentabl

    ResponderEliminar