miércoles, 11 de septiembre de 2013

La sublevación de las tabaibas

¿Qué es el miedo? Me dijo el viejo Juan casi en su lecho de muerte, su historia decía que ya estaba contada, que todo lo que pasó estaba marcado a sangre y fuego, escrito con lápices de colores en las columnas que sostienen la historia de los pueblos dignos.
 
¿Qué es el miedo? Me pregunto ahora cuando veo tanta maldad a mí alrededor, cuando suenan pasos en cada pasillo oscuro, en cada guarida, impura, secuestradora de lo que un día se llamó libertad, gente mala o quizá solo trozos de algo irreconocible, manchando la arena limpia de grasa y odio.
 
Suenan las cadenas de los poderosos y preparan los grilletes a la medida de nuestros cuellos, aquellos que destrozan las banderas de la esperanza, tanto que no aguantan que las voces libres campen y vuelen sobre la otra esquina del verano.
 
Las chiquillas me miran este día gris de septiembre tan especial. Una en paramos cercanos, un poco asustada porque ya vio una vez el rostro de los que no aman la vida y hacen daño por hacer, la otra a miles de km rodeada de gatas nobles y de una madre dulce, tan cerca de mí que su respiración me trasplanta bondades cada noche en medio de sueños libertarios.
 
¿Qué es la injusticia preguntó asustada la niña entre arena y agua limpia de mar?
 
Tan difícil de responder que el castillo hecho de millones de fósiles minúsculos se deshizo cuando la ola subió la empinada montaña.
 
Tu padre no tiene miedo le dije, su sangre está impregnada de trocitos de claridad que navegan también por la tuya.
 
El fuego no traspasa las barreras del amor, se apaga cuando el miedo se transforma en puños cerrados.
 
No tenemos nada que perder porque las flores nacen de semillas y aguardan cada noche la fragancia del rocío.
 
¡Despierta!

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

1 comentario:

  1. Amigo puede ser quien bien me ampara...

    Como dice nuestro Silvio Rodríguez en su "prisión". Mostrarle toda mi solidaridad como usted la ha mostrado conmigo en momentos de persecución.

    La lucha es hasta la victoria y no podrán la inmensa claridad que brota de su honradez.

    Un fuerte abrazo.

    Antonio Guanche

    ResponderEliminar