sábado, 30 de junio de 2012

¿Suicidios por causas económicas o terrorismo de estado?

El número de suicidios en el estado español a causa de la recesión económica ha aumentado de forma considerable durante los últimos años. Al igual que en Italia y Grecia la desesperación ciudadana crece imparable ante unas políticas económicas depredadoras, diseñadas desde el poder financiero y por gobiernos insensibles e inhumanos, que condenan a millones de trabajador@s a sufrir las consecuencias del neoliberalismo salvaje: desempleo masivo, supresión de derechos humanos y sociolaborales, reformas profundas e injustas en terrenos tan fundamentales como la sanidad, la ayuda a la dependencia o la educación.

Las estadísticas en esta materia son manipuladas para evitar el desgaste de un gobierno español con cada día menos credibilidad ante la población y hasta entre sus propios votantes. Los expertos hablan de un aumento en suicidios de un quince por ciento en pocos meses en el conjunto del estado. Ante estos datos demoledores no se desarrollan desde la instancias competentes programas de prevención e intervención social, sino que se tapa todo de forma vergonzosa bajo un manto de olvido.

Llegará un momento en que no podrán ocultar esta triste realidad, un terrible drama que vamos conociendo ante la muerte por suicidio de amig@s o personas conocidas, vecin@s que solo saludábamos y hasta hace poco veíamos salir en sus coches con sus hij@s al colegio, al cine o al campo. Gente normal que han perdido sus trabajos, que se han visto con la soga al cuello y sin dinero para poder pagar sus hipotecas y deudas.

En Italia se calcula que cada día se suicidan dos personas por motivos económicos, esta cifra parece estar muy cerca de la española, aunque el precipicio griego sigue batiendo todos los récords con casi 3.000 suicidios en los dos últimos años a causa de la crisis.

En el año 2011 se suicidaron en el estado español más de 4.500 personas rompiendo la cifra de los comienzos de la crisis en 2008, donde se quitaron la vida 3.421 personas. De estas escalofriantes cifras nadie da explicaciones, el silencio preside los informativos y las apariciones públicas de un gobierno entregado al rescate de banqueros corruptos.

Los comedores sociales no dan abasto y en lugares como Madrid o Barcelona las listas de espera superan los 25, 26 días. En Canarias las colas de personas en los bancos de alimentos y en Cáritas aumentan cada día, gente sin esperanza que tienen que recurrir a la vergüenza de acudir con sus familias en busca de la beneficencia para no morirse de hambre.

Las personas en riesgo de exclusión social en la España de las maravillas para unos pocos ya superan el 12%, y uno de cada 5 hogares está por debajo del umbral de la pobreza, lo que supone un 25% del conjunto de las familias del estado español, que en muchos casos han sido desahuciadas de sus viviendas por una banca sin sentimientos, que ha provocado casi cien mil sentencias hipotecarias en lo que va de año.

El terrorismo de estado tiene muchas formas de matar y el suicidio por razones económicas es un asesinato en toda regla. Las miles de muertes de trabajador@s europe@s se unen ahora a las millones de personas que asesina el capitalismo en el mundo empobrecido por hambre y sed. Los mismos crímenes con distinto modus operandi.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada